La veleta hace de las suyas, el censor viene a visitarme y favoritos de septiembre

Como buena veleta, estas últimas semanas he puesto patas arriba todo lo que llevaba planificando un par de meses. ¿Por qué? Pues porque las veletas genuinas dudamos de lo que hacemos en todo momento y nos parecen mejores otras ideas que van surgiendo en nuestra cabeza. Y, cuando vamos a poner en marcha esas otras ideas, pasa lo mismo. Hasta que llegamos a la idea inicial de nuevo. Cuando me bloqueo de esta manera, pueden ocurrir dos cosas: una, que me desespere y lo deje; y dos, que no me haga ni caso y siga adelante. Si estáis leyendo estas líneas, habré elegido la segunda opción. [...]  Continuar leyendo...

Emprender según la teoría de la veleta

Hace no mucho, alguien en un contexto formal me formuló la siguiente pregunta: ¿Quién es Patricia? Así. Me quedé un momento parada, mirando al infinito con los ojos entornados y pensando en todas las posibles opciones. Antes de dar mi respuesta políticamente correcta, se me ocurrió que podía haberlo resumido todo en una frase muy corta: soy una veleta[...]  Continuar leyendo...